Este es un drama por el que pasan montones de madres cuando tienen que volver a trabajar, o a estudiar, o simplemente necesitan ir a algún sitio sin su bebé: que el bebé no quiere biberón. Y tú, tienes que volver a trabajar. Es una duda super habitual, aunque es algo que pocas madres sospechan que pueda pasar hasta que llega el momento...

Yo también pasé por esto, y es uno de los primeros temas que traté sobre lactancia en el blog, para ayudar a otras familias que estaban pasando por lo mismo. Ahora estoy reorganizando esta información ya que creo que es muy interesante para dar apoyo a las familias que estén pasando este momento.

Te cuento nuestra experiencia cuando me tuve que incorporar a trabajar. Hablaré sobre los motivos por los que en teoría ocurre que el bebé no quiera aceptar el biberón, y te doy ideas sobre cómo sobrellevarlo.

Más sobre lactancia materna...

Puede que te interese leer también otras entradas sobre lactancia...

Nuestra experiencia con un bebé que no quiere biberón

Y digo nuestra porque nos implicaba a mi, a mi hijo y a mi marido que era quien se encargaba de cuidarlo mientras yo estaba en el trabajo. Y a mi madre que también estuvo los primeros días, y algún día adicional.

En nuestro caso, yo me iba a reincorporar al trabajo al terminar mi baja de maternidad de 4 meses en España. Más un par de semanas, sumando la baja de maternidad a los días de lactancia acumulados. No sumé las vacaciones, ya que esto caía en junio y me iba a coger el mes de Agosto de vacaciones. (De haber sabido lo que pasaría, igual me hubiese organizado de otra manera).

Inicios con el biberón

Al principio no fue un problema, como cuento en la entrada sobre lactancia y estudios. Tal como me recomendaron, esperamos a que el bebé cumpliese el primer mes. Así estaría más establecida la lactancia, y evitar la confusión tetina-pezón. Y el bebé cogió muy bien el biberón sin problema.

Los bebés recién nacidos normalmente no son capaces de negarse al biberón.

(Información que aprendí después en los talleres de lactancia)

Relación de los bebés con el biberón

Hay bebés que aceptan el biberón bien y siguen tomando lactancia mixta o LME con tomas en biberón, sin problema. Y hay otros, como fue nuestro caso, que sobre los 4 meses, rechazan el biberón.

Por lo que aprendí en los talleres de lactancia, es habitual como ya adelanté antes. Los bebés recién nacidos lo tienen muy difícil para rechazar un biberón. Tú lo pones y la leche cae, y su reflejo les hace succionar y beber la leche. No tienen alternativa. Sin embargo, en el pecho, ellos deciden.

Existe un método más natural de dar el biberón también.

Sin embargo, alrededor de los 4 meses, esto cambia.

Punto crítico de los 4 meses: el bebé no quiere biberón

Recuerdo que como un par de semanas antes de incorporarme al trabajo, estaba en clase en la universidad. Y me escribe un día mi marido.

"Ven rápido que no ha habido forma de que se tome el biberón. No quiere".

Y a partir de ahí empezaron los problemas. Justo cuando tenía que volver al trabajo. Después me enteré de que era algo bastante frecuente, el que sobre los 4 meses un bebé no quiera biberón. Aunque lo haya tomado anteriormente.

A partir de ese momento, ya van siendo más capaces. Tienen mayor movilidad. Y pueden hacerte saber "esto no lo quiero".

De hecho, el ser capaces de rechazar comida, es unos de los requisitos para empezar la alimentación complementaria.

Reincorporación al trabajo manteniendo LME

Efectivamente, cuando empecé a trabajar, mi bebé no quería tomar biberón. De ninguna manera. Nos resultó realmente complicado. Y con el inconveniente adicional, de ser un niño muy delgado. Lo que hacía que todos nos preocupásemos más.

Por más que intentaban, costaba muchísimo que tomase algo de la leche materna que yo me extraía en el trabajo.

Fuimos probando muchos métodos diferentes. Ahora te los cuento, por si te ayudan.

¿Qué hacer para que tu bebé acepte el biberón?

Aunque antes comentaba sobre los 4 meses muchos bebés deciden que no quieren biberón. Pero esto simplemente indica que son capaces de rechazarlo. Puede haber muchos motivos que influyan.

Podemos intentar ver qué motivos pueden ser. Y en base a ello ir probando diferentes medios para que el bebé tome leche cuando no estamos.

Motivos por los que el bebé no quiere biberón de leche materna

  1. La lipasa puede haber cambiado el sabor a la leche.
  2. La temperatura puede no ser la adecuada.
  3. No dar con el biberón o recipiente adecuado
  4. Que el bebé quiera mayor autonomía
  5. El bebé prefiere esperar a mamá simplemente

(1) La lipasa en la leche materna

Con la leche congelada puede haber además problemas con la lipasa. Esto hace que aunque la leche esté bien coge un sabor y olor raro.

A mí me ocurrió, y pensamos podía ser uno de los motivos por los que mi bebé no aceptaba mi leche materna en biberón.

Al final de este artículo explica como prevenirlo. Pero tiene que ser antes de congelarla así en nuestro caso ya no servía.

Lo que hicimos me lo recomendaron en el grupo de lactancia, es que pasados los 6 meses, le añadíamos una cucharadita de cereales sin gluten de unas muestras que me dieron a la leche, lo justo para cambiarle un poco el sabor y así la tomaba algo mejor.

(2) Temperatura de la leche

También tuvieron problemas en casa con la temperatura de la leche. Muy fría o demasiado caliente (aunque no quemando) no la quiere, tiene que ser más bien tibia. Y a veces cuesta pillar el punto. Recomiendan calentarla con agua caliente, pero mi marido me comentó que así él no conseguía nada, así que lo hace al baño maría despacito y así se apaña bien.

Nuestro niño ya no solía dejar mucha leche. Pero cuando se dejan bastante o no quieren, se puede dejar 1 o 2 horas guardada si ya la ha probado, más no porque tiene restos de saliva.

(3) Cómo dar la leche materna extraída: Recipiente y alternativas al biberón

Estuvieron dando bastantes vueltas con cómo darle la leche, ya que el biberón ya no lo aceptaba fácilmente.

Se probó en vaso normal, en distintos biberones y tetinas. Es importante tener en cuenta el flujo de la tetina. El bebé esperará algo "parecido" al flujo de leche habitual. Mi peque con las boquillas de flujo 1 se desesperaba y ya no las quería. Así que cambiamos a las redondas de 3 posiciones. Estas tienen más o menos flujo según se gire el biberón.

Vasitos de entrenamiento

Un día incluso le dieron en una botellita de agua, con una boquilla de entrenamiento. Venía en una caja de muestras. Probaron a ver y era lo único que cogía. Así que compramos un vasito de entrenamiento similar.

Aún hay días que no coge el biberón y se la dan en el vasito de entrenamiento.

(4) Auto-Gestión del biberón o vaso

Y eso sí... al final el método para darle el biberón fue... ¡Dárselo  y que lo coja él mismo! Mi marido le pone en la cuna, y le da el biberón. Entonces el peque lo coge y ya se apaña sólo. Come, lo saca, vuelve, y tan contento. De hecho ahora ya no lo quiere si no es así...

Espero que os hayan sido útiles estos consejos y mi experiencia sobre Cómo preparar la Lactancia y vuelta al trabajo.

(5) El bebé que espera a mamá

Y es que hay bebés que prefieren no comer o comer muy poco cuando mamá no está y recuperar luego. Es lo que hacía el mío, por mucho que intentamos, y aunque en algunas ocasiones . Me encontré con que mi bebé no quería biberón.
Las primeras semanas apenas comía por las mañanas, y luego a la tarde me pedía cada hora y por la noche cada 2-3 horas. (Cuando ya había empezado a hacer pausas de hasta 6 horas de noche).

Esto es algo que yo ya tenía previsto y no me causaba ningún problema. Simplemente es muy importante darles a libre demanda, nada de controlar, alargar tomas ni gaitas parecidas. Y más en este caso necesitan recuperar.

Al fin y al cabo, con unos 4-6 meses ya hay algunos bebés que hacen pausas de tomas de 6-8 horas por la noche (No todos, y lo de dormir del tirón aún queda lejos). Pues si te vas a trabajar, a lo mejor tu bebé prefiere hacer esa pausa mientras no estás, y aprovechar para tomar mientras estás. Así que no tiene porqué ser un problema. Siempre controlando que el niño siga subiendo de peso, mojando pañales, etc.

Si el bebé no come durante el día, hay que mantener la libre demanda por la noche

Dudas habituales sobre el bebé que no quiere biberón

¿Puede un bebé estar 6-8 horas sin comer apenas nada?

Pues sí. De hecho, muchos lo hacen. Lo que ocurre, es que esa pausa muchos bebés que no tienen que estar separados de sus madres, la hacen durante la noche. Y eso no lo consideramos tan grave.
Entonces, tenemos que plantearnos, que realmente no es tan grave que un bebé de al menos 4 meses esté 6-8 horas sin comer. Eso sí, siempre y cuando, por la noche tenga lactancia a libre demanda.

¿Se puede adelantar la alimentación complementaria?

Una alternativa cuando el bebé no quiere biberón y tienes que trabajar es plantearse el adelantar la alimentación complementaria en casos extremos. Cuando el bebé ya tiene al menos 4 o 5 meses y ya muestra muchos de los signos para empezar con la alimentación complementaria.

¿Se puede mantener la lactancia materna trabajando?

Sin problema. Hay muchas formas de hacerlo, ya sea extrayéndote o no.

¿Puedo mantener la lactancia aunque no me extraiga en el trabajo?

Sí. La lactancia siempre que se mantenga a demanda cuando estés con el bebé, y en especial por las noches, puede seguir mucho tiempo aunque no te extraigas en el trabajo.

¿Va a pedir más teta por la noche mi bebé cuando vuelva a trabajar?

Normalmente sí. Salvo que acepte muy bien la leche materna extraída por el día o tome otros alimentos, posiblemente va a pedir más tomas por la noche. Y aún así, podría pedir más tomas por conseguir más contacto con la madre y no sólo por alimento. Es bueno dárle para que se sienta tranquilo.

¿Cómo lo resolvimos?

Estuvimos casi dos meses así (junio y julio) apañando como pudimos, luego tuve casi un mes de vacaciones de verano en Agosto...

Pasado este tiempo, tenía que volver al trabajo de nuevo. Y ya sabiendo la situación de que mi hijo apenas tomaba leche cuando yo no estaba. ¡Tenía que prepararme de nuevo para volver al trabajo!

¿Valía la pena seguir extrayendo leche?

Esta vez decidí ya no extraerme más en el trabajo. De esta forma podía volver 20 minutos antes a casa, y me valió la pena.

La idea era intentar conseguir leche suficiente para intentar darle al bebé mientras yo no estaba en otros momentos del día. Luego habría que ver si la quería tomar. Sino habría que ir probando de nuevo otras alternativas. Por suerte teniendo más de 7 meses habíamos empezado con la alimentación complementaria con BLW y ya comía también otras cosas.

Revisar el banco de Leche

Lo primero que hice fue evaluar la situación: Me quedaban unas 7 bolsas. Como eran de las más recientes que ya conseguía extraer mucho, tenían unos 200 o hasta incluso 300 ml algunas.

Lee cómo preparar el banco de leche en casa para volver al trabajo.

Así que antes de que se acabaran las vacaciones empecé de nuevo el proceso de acumular algo de leche por si acaso. Como la producción estaba ajustada a la demanda del peque, en el primer intento apenas cubría el culito del bote. Poco a poco en unos pocos días (menos de una semana), con constancia y manteniendo los mismos horarios de extracción, volví a conseguir unos 100 - 200 ml al día con 3 extracciones.

Igual te interesa leer más sobre la extracción de leche materna.

Cuando empezase el trabajo suponía que iba a ser más complicado sacar tiempo (y sacar leche en ese poco tiempo). Asumiendo que trataría de extraer la leche en casa y no en el trabajo. Por esa parte al final fue todo bien. Al volver a casa volvía a tope. Y aún después de comer el peque todo lo que quería... ¡¡Conseguía sacar unos 150-200ml en una sola extracción!!

Así que perfectamente puedes intentar no extraer en el trabajo y hacerlo a la vuelta. (Recomendaría hacerlo al menos a los 7-8 meses. Y sólo si estarás fuera un máximo de 6-7 horas.)

¿Qué pasó en casa con el bebé mientras yo trabajaba?

Aunque el tramo anterior que trabajé si llegó a aceptar el biberón, esta vez no hubo forma.

Primer día: No quiere ver el biberón ni en pintura. Lo ve y llora.

Plan B) Empezar con los yogures. Se comió casi un yogurt entero en dos tandas bien contento, así que muy bien. Parece que habrá que optar por darle comida de cuchara. Eso si, como noostros aplicábamos BLW, no le damos nosotros la comida. Sino que le cargábamos la cuchara, y él sólo lo tomaba.

Según fueron pasando los días, fue llevando más o menos bien estar sin mamá. No se hizo tan duro como la primera vez, pero el tema de tomar la leche no hubo manera.

Papá intentó de varias formas, vasos, biberones, temperaturas, con cereales, sin cereales, descongelada, fresca... Pero nada.

Vasos de entrenamiento - Leche en vaso - Qué hacer con un bebé que no quiere biberón

Solución final por la que optamos

Al final... la opción fue optar totalmente por la alimentación complementaria por las mañanas, ya que no quiso tomar leche. De hecho no estuvo comiendo poco por las mañanas durante casi 2 años. Se hizo costumbre.

Así que pasadas unas semanas, como a los 8-9 meses, dejé de extraerme leche. Intenté contactar para donar pero se traspapeló y llegamos al año, que es el límite que tenían en Valencia para donar leche materna. Me dió bastante pena.

Lactancia materna sólo fuera del trabajo

Por lo demás, la lactancia continuó estupendamente. Una cosa que no tenía muy clara era qué pasaría los fines de semana si entre semana no hacíamos tomas por la mañana, pero pude comprobar que realmente el bebé tenía leche siempre que quería.

Así que nada, en conclusión, sobre la Lactancia y la reincorporación al trabajo: Se puede mantener perfectamente la lactancia trabajando sin dar las tomas de las horas que trabajas.

¿Y a tí, cómo te fue con la reincorporación al trabajo?

Otras entradas que podrían interesarte...

¿No sabes qué regalar estas navidades?

Echa un vistazo a mi guía de regalos organizados por precios, donde te doy opciones de productos recomendados con los que seguro acertarás. 🙂

Ideas de regalo desde 10 €