Bueno. Menuda semana que hemos tenido, en la que hemos caído casi todos con un virus: Mamá y niños con vómito. Menudo planazo. 

Pues he decidido abordar esta entrada (o una primera parte) que tenía ya hace tiempo en mente. Voy a contaros algunas cosas que tener en cuenta cuando los niños vomitan. O los padres, cuando nos contagiamos, que suele pasar.

No te recomiendo leer si eres de estómago sensible ?. Pero vamos, si tienes niños a estas alturas ya te habrás inmunizado o estarás en ello.

Guía de supervivencia en caso de niños con vómito

Te voy a contar, desde mi experiencia como mamá, cómo sobrellevar un virus gastrointestinal, de estos que hacen que los niños se pongan a vomitar como locos. Y que especialmente suele ocurrir por las noches.

Ten en cuenta que para nada intento darte consejos médicos. Sólo ideas y trucos de supervivencia. En caso de que tu hijo se ponga malo y vomite, lo ideal es que lo lleves a que lo vea su pediatra en cuanto te sea posible. Y en caso de fin de semana, llevarle a urgencias si lo ves necesario.

Lo más posible si no es grave es que te manden a casa y tengas que pasar el trago como buenamente puedas.

Para ello, te dejo estos consejos sobre qué hacer cuando tu hijo vomita.

 

Preparados para los vómitos ¡Que no te pillen desprevenido!

Esta parte a veces se aprende por las malas. Así que si aún no te pasó el que tus hijos se pusieran a vomitar como la niña del exorcista, estás a tiempo para estar preparado.

Te cuento algunas cosas que sería interesante que tuvieras por casa, y siempre localizables en caso de que los niños vomiten.

Por aquí hemos saldado la semana con 3 lavadoras, y aún nos quedarán un par más por poner (contando una o dos de la ropa habitual que se ha acumulado, claro). Si no tuviésemos estas medidas preventivas, habría resultado mucho peor.

No te preocupes que no te vas a arruinar. Seguro que algunas cosas ya las tienes y el resto no son caras.

 

Bajeras protectoras en los colchones

Aunque tu bebé use pañal. O aunque tus hijos ya lo hayan dejado, te aseguro que te interesa tener fundas protectoras en las camas por si los niños vomitan. En todas.

Porque con las fundas, lo quitas, pones limpio y arreando, a seguir durmiendo. Además, si actúas rápido y quitas la sábana enseguida, puede que la funda apenas se llegue a mojar y puedas dejarlo hasta que amaine el temporal. O puedes poner una toalla entre la funda y la sábana.

Pero como se pringue el colchón de vómito, la llevas clara. Tanto para seguir durmiendo, como para deshacerte luego del olor. (Vinagre y bicarbonato suele ir bien, pero es un rollo aún así).

Este sería el punto de más gasto, pero vale la pena. Las fundas protectoras de colchón más económicas, y efectivas lo puedo asegurar, las de Ikea.

 

Barreños para vomitar y usos diversos

Una de las mejores inversiones que he hecho también fueron unos barreños pequeñitos. Como véis, son como del diámetro de un plato, y bastante hondos. Muy manejables y prácticos.

Los uso normalmente para poner la ropa de los niños en remojo para lavar (aquí también salían en la entrada sobre lavar ropa de bebés). Pero para cuando nos ataca un virus y los niños empiezan a vomitar, van genial. Nos hemos evitado muchos desastres gracias a ellos.

Porque los mayores normalmente somos capaces de ir al aseo. Pero no puedes pedirle eso a un niño muy pequeño y menos a un bebé con vómito. Toca cazarlo al vuelo como puedas. Sí, alguna veces hasta con las manos si es preciso. Todo sea por evitar males mayores.

Igual la primera no te da tiempo. Pero si siguen vomitando, con tener  un barreñito a mano y estar prevenido, puedes evitar que se manche la cama y la ropa todo lo posible.

Yo los compré en un bazar todo a 1€ (Euroshop).  

 

Suero de rehidratación oral

Sí, porque si tu bebé se pone a vomitar en mitad de la noche. Y especialmente si por la mañana empiezas tú, ya me dirás con qué ánimo te vas a ir a buscar una farmacia.

Es de las cosas que siempre va bien tener por casa.

Mejor el suero sin sabor

Y bajo mi punto de vista al menos, te digan lo que te digan, mejor el suero oral neutro. Para los niños se empeñan en ofrecer con sabores “de frutas”. Suero con sabor a fresa, a manzana, ¿a plátano?. Pero la verdad es que están bastante asquerosos todos.

El neutral es más llevadero creo yo. Es como agua un poco rara. Tomándolo bien frío se nota menos el sabor.

 

Toallas. Muchas toallas.

Seguro que tienes muchas. Pero en estos casos, nunca están de más. Si tienes alguna en no muy buen estado, no te deshagas de ella. Y si tienes siempre alguna a mano por el dormitorio nunca va mal. Ya sea por si derraman el agua en la cama, o se ponen a vomitar. 

Siempre será mejor lavar un par de toallas que toda la ropa de cama. O te pueden apañar en algún caso para poder seguir durmiendo si no te es posible cambiar la cama. Por ejemplo, si tienes otro niño durmiendo en la cama y no lo quieres mover o no tienes dónde.

Los empapadores pueden ir bien, pero como algo puntual. Te pueden servir para recoger algún vómito o como precaución para tener al lado. Pero no son nada agradables para dormir sobre ellos, ya que dan mucho calor y hacen sudar mucho. Y cuando los niños están con vómitos o gastroenteritis, no es lo mejor que además suden. Recuerda que los vómitos y diarrea provocan deshidratación.

en caso de niños con vómitos - muchas toallas

 

Qué hacer cuando los niños vomitan

Una vez empieza la fiesta del vómito, hay que armarse con lo anterior y sobrevivir como buenamente puedas. Te cuento cómo lo hacemos en casa.

Por lo general, si sabemos que los niños están con vómitos, dejamos ya directamente el barreño y las toallas a mano.

Si los niños vomitan por la noche, dejamos una luz pequeña encendida para dormir. Mal que nos pese, ya que a mi me cuesta bastante dormir con luz. Porque tratar de reaccionar y coger el vómito a oscuras, es muy complicado. Y toca quedar en duermevela. Preparado para en cualquier momento arrimar el barreño.

Los niños un poco más grandes pueden apañarse ellos mismos con el barreño. A los chiquitines y bebés tocará sujetarlos con cuidado.

También viene bien dejar de antemano al menos un par mudas de ropa o pijamas preparados para cambiarles rápido en caso de que se manchen. No será fácil ponerte a buscar corriendo en mitad de la noche. Ni dejar al niño sin compañía para ir a buscar cosas si estáis uno solo con el niño.

 

Rehidratarse

Como también sabrás, en caso de vómitos continuados, es importante hidratarse. Sobre todo, cuanto más pequeñitos son más peligrosa es una deshidratación en los bebés.

Por ello es importante ofrecerles líquidos. Pero no cualquier cosa, sino preferiblemente suero oral como os comentaba antes. O en su defecto, agua. Otras cosas no son recomendables, y si acaso, sólo como último recurso en caso de que no acepten ninguna otra cosa.

Y es importante tener en cuenta dos pautas: Esperar al menos media hora antes de darles líquidos, y darles poco a poco.

Hay que esperar al menos una media hora para beber después de vomitar

Esto me ha sorprendido que mucha gente no lo sabe. Yo lo sé porque me lo contaron cuando mi hijo mayor era pequeño, en los talleres de lactancia.

Justo después de vomitar, no es buena idea tomar líquidos. Porque el estómago está irritado, y aún puede tener espasmos y por eso se vuelve a vomitar enseguida. El caso es que los niños tienen una sed terrible justo después de vomitar, y están desesperados por beber.

Si le das agua enseguida, casi seguro vomitará de nuevo.

Por ello, hay que esperar una media hora antes de dar cualquier líquido a los niños.

Os dejo un par de fuentes sobre estas pautas, y que dan consejos más desde el punto de vista médico:

Medicinatv,

Web del pediatra Gabriel Ruiz

 

¿En ningún caso se debe tomar agua después de vomitar?

No se debería de normal. Sólo considero una excepción. Como experiencia, tanto propia (ya lo contaba en los consejos contra las náuseas en el embarazo, ya que los pasé vomitando), y que aplico con los niños.

En caso de que después de vomitar aún hay muchas nauseas pero no termina de salir nada, yo sí que doy agua al momento. A veces quedan algunos restos de comida en el estómago que siguen produciendo arcadas. O los niños están ya vomitando flemas o bilis. Y con el agua se facilita limpiar el estómago y es menos desagradable.

Todos sabemos que a veces después de vomitar y dejar el estómago vacío alivia.

 

Cuando los niños vomitan deben tomar el líquido poco a poco

Después de vomitar hay que tomar el agua poquito a poco. Por ello, en caso de niños muy chiquitines, es mejor si coges un vaso pequeñito y le vas rellenando un poquito cada vez. Porque si le pones más, querrá tomarse todo de golpe. También puedes probar a darles a cucharadas. 

Vasito para Bebés o Niños pequeños - BLW

 

¿Se puede dar teta a un bebé que vomita?

En caso de bebés lactantes, la teta realmente va bien. Les hidrata, y les alimenta.

Pero es sumamente complicado hacer entender a un bebé que acaba de vomitar que no pueden tomar agua inmediatamente. Y menos aún que tienen que parar y no inflarse a leche. Por ello a veces vale la pena mejor optar por el suero hasta que ya vayan tolerando mejor los líquidos.

A partir de unos dos años puedes intentar explicarle que le darás solo hasta contar hasta 5 o 10. Aún así suele ser difícil, y no lo llevan bien.

 

Si te toca usar estos consejos, mucha suerte y ánimo

Ojalá no te llegasen a hacer falta. Pero ten por cuenta que en algún momento, te acordarás.

Sólo me queda desearte suerte, ánimo y paciencia. Todo se pasa.

 

[Anuncio] Banner rotativo de TradeTracker España