Mi experiencia con las gafas siendo niña, lentillas, y operación láser para la vista. Imagen ilustrativa de una persona sosteniendo unas gafas sobre un fondo borroso.

Pues sí. Una cosa que mucha gente no sabe, y que incluso yo tengo casi olvidado. Es que yo fui miope, y llevé gafas desde muy pequeña. Hasta que con 22 años me operé de la vista.

Os voy a contar cómo ha sido ser miope desde mi experiencia.

Cómo fue para mí llevar gafas siendo niña. El uso de las lentillas de niña y adolescente. Y cómo decidí finalmente hacerme la operación laser de la vista, hace 10 años.

También os cuento algunas curiosidades que he descubierto sobre la miopía y el uso de lentillas en niños.

Mis primeras  gafas de niña

Con unos 8 años creo que fue, se dieron cuenta de que no veía bien. Lo típico, me costaba leer lo que escribían en la pizarra en clase. O me acercaba mucho a los libros al leer.

Me llevaron a graduar la vista en una óptica. Y sí, tenía miopía. Algo más de 1 dioptría.

Así que tuve por aquel entonces mis primeras gafas. Las tenía que llevar en clase para ver la pizarra y en casa para ver la televisión de primer momento.

Y las odiaba. Odiaba llevar gafas.

Además, me de siempre me han resultado muy incómodas. Tengo de siempre como un piquito en el cartílago detrás de la oreja, que hace que las patillas de las gafas me molesten mucho. (Igual alguien más lo tiene, no sé, pero me he fijado o preguntado a otras personas y no lo tenían igual).

El caso es que “misteriosamente” las gafas, desaparecieron. Mi teoría es que como no me gustaban, las escondí. Tardaron un año en aparecer.

Pero para entonces, ya me habían subido las dioptrías a algo más de 2. Hay quien dice que es algo que ocurre cuando no se corrige la miopía, que empeora al forzar la vista. Puede ser, o simplemente que según creces va subiendo.

En aquel momento, tuve que ponérmelas, porque ya no me era fácil apañarme sin ellas. Es decir, con unos 9 años, con gafas.

Niño con gafas - llevar gafas siendo niña
Fijaos qué poco me gustaba llevar las gafas, que no he podido encontrar ninguna foto mía con gafas. ? He tirado de fotos de Stock en Unsplash para encontrar un niño/a con gafas.

Llevar gafas siendo niña no molaba

Obviamente, no era solo una cuestión de incomodidad. No me gustaba nada llevarlas.

No sé cómo sean las cosas hoy día, será relativo como todo… pero en aquel entonces, llevar gafas era un estigma importante.

Los niños se metían conmigo, y yo no me veía bien con ellas.

Y las dioptrías seguían subiendo, por lo que cada vez las necesitaba más.

¿Tienes curiosidad de saber cómo se ve con miopía?

Estuve viendo si encontraba algún simulador realista para que pudierais verlo. No encontré ninguno que dijese concretamente para determinadas dioptrías como se ve, que era lo que yo andaba buscando.

Cuando se tiene miopía, lo que suele ocurrir, es que lo que está lejos lo ves borroso. Cuantas más dioptrías, más borroso.

Sin embargo, de cerca dicen que vemos “incluso mejor” que una persona con 0 dioptrías.

Como es llevar gafas
Esta foto podría ser similar remotamente aunque diría que no del todo realista. Pero es bonita y quedaba bien.

Empezar a usar lentillas siendo niña

Con unos 12 años, mis padres me propusieron usar lentillas. Obviamente, me pareció una idea maravillosa.

Las primeras que tuve yo fueron unas semirígidas creo, que duraban un año.

Aquello me cambió mucho la vida. Fue muy positivo para mi y para mi autoestima, sobre todo de cara a la adolescencia.

Con las lentillas me veía mejor (en todos los sentidos ?).

¿Es muy complicado el mantenimiento de las lentillas?

La verdad es que sí. Y más siendo joven que vives un poco a lo loco. Era bastante rollo el tener que andarlas limpiando. Controlar para tener líquido de repuesto. E incluso a veces acordarse de quitártelas. ? Al menos dos o tres veces me dormí con ellas puestas. Y eso es chungo, porque aparte de que se te quedan los ojos secos como si tuvieras cristales dentro, puedes tener problemas e incluso infecciones. Hay que andarse con cuidado.

Aún así, valía la pena. Y fue una gran decisión.

Sobre todo, para la etapa de salir de fiesta, pues oye, mucho mejor con lentillas.

Taisa Selfie 2005
Pues sí, en 2005 ya nos hacíamos selfies. ¿He cambiado mucho?

Usar gafas pasada la adolescencia

Luego como todo. Una vez pasa la adolescencia, ya con más de 20 años, vas empezando a relativizar más. Y me volví algo más cómoda con el tema lentillas, y a veces prefería ir con las gafas. Así me evitaba todo el rollo de las lentillas. Y además, como en esa época usaba desechables de uso diario y me las costeaba yo, pues me ahorraba alguna. ?

También influyó que mi novio de aquel entonces (el que hoy es mi marido) también llevaba gafas/lentillas. Así que muchas veces íbamos los dos con gafas.

Operación de la vista con laser

Algo después de independizarme, fue cuando comenzaron a hacerse populares las operaciones de láser para la vista.

Es algo que ya había oído y tenían en mente para algún día.

Y al ver que los precios estaban relativamente asequibles, mis padres se ofrecieron a pagarme la operación.

¿Cuánto cuesta la operación de miopía?

En su momento me costó unos 1500 € los dos ojos. Actualmente cuesta unos 800 € cada ojo (hay quien no necesita operar ambos).

Haciendo cuentas, seguro que entre gafas y lentillas me hubiese gastado lo menos unos 200 € al año. Pues con lo que me he ahorrado en estos 10 años, ya he amortizado sobradamente la operación.

¿Cuándo recomiendan hacerse la operación como pronto?

Recomiendan esperar a que termine el crecimiento, como a los 18-20 años. Ya que mientras se crece, aún suelen subir las dioptrías. Luego suelen estabilizarse. Yo tenía 24 años cuando me operé.

¿Cómo es la operación de miopía?

Lee sólo bajo tu cuenta y riesgo. Si eres susceptible, mejor saltatelo.

Supongo que el procedimiento sigue siendo igual, por lo que he visto. Lo que hacen es levantarte un poco la córnea, (la películilla que hay sobre el ojo) y entonces aplican el láser. Luego te vuelven a poner al sitio todo.

Es super incómodo, porque tienes que estar muy quieto. Para ello, te ponen un cacharro tipo el de la película esa de terror para que se quede el ojo abierto. Aún así, a mí me regañaban mucho por “moverme”.

En total son apenas unos 10 minutos.

Luego tienes que quedarte otro tanto en una sala a oscuras reposando.

Tras la operación, hay que aplicarse unas gotas durante unos días que te indican. También recomiendan ponerse gafas de sol. Creo recordar que ambas cosas nos las dieron allí, en un estuchito.

Tienes que pasar revisiones poco después, para ver que todo esté bien. Después te recomiendan revisarte cada cierto tiempo.

Mitos sobre la operación de miopía, embarazo y parto

Una de las cosas que a mí me preocupaban, eran algunos mitos que se cuentan sobre la vista, el embarazo y el parto.

¿Sube la miopía en el embarazo?

Por un lado, es un mito muy extendido que la miopía sube durante el embarazo. Obviamente, me preocupaba gastarme el dinero, y luego tener que volver a llevar gafas después de tener hijos.

Pero consultando en la clínica, y corroborando con otras fuentes, confirmé que no era así.

Tiene parte de verdad, ya que en algunos casos, sí puede ocurrir… pero, es algo temporal. Debido a las hormonas, puede haber una variación, pero como vino, se irá.

A mí sí me ha pasado de ver un poquito borroso en los embarazos. Pero luego me he revisado, y seguía viendo perfectamente.

Fuente 1   –   Fuente 2

Lo que sí se comenta en estas fuentes, es que no se recomienda operarse durante el embarazo. (Algo que yo no había pensado, porque me operé mucho antes de plantearme ponerme a tener hijos).

Riesgo de desprendimiento de retina en el parto

Esto es algo que la verdad con mi primer hijo no había escuchado nunca. Y como al final nació por cesárea, pues tampoco hubo supuestamente riesgo.

Sin embargo, en algún momento durante el embarazo de la peque, leí algo sobre este tema. Según decían, hay cierto riesgo de desprendimiento de retina en caso de parto natural tras una operación de la vista.

Me quedé un poco asustada. Y lo consulté con mi ginecóloga y matronas. Ambas me dijeron que jamás habían oído algo así. Y que sí conocían algún caso de mujeres operadas de la vista que habían dado a luz, sin problema.

Me ofrecieron si quería ir al oftalmólogo previamente, para revisar ese posible riesgo. Al final lo dejé estar, porque era ya muy al final, y no me daba la vida cuidando al niño y entre cita y cita.

Y finalmente, la niña nació por parto natural (Fue PVDC, aquí puedes leer mi experiencia). Tampoco tuve ningún problema. Igualmente, por precaución, fui al oftalmólogo unos meses después de dar a luz. Así me quedaba más tranquila, y de paso me confirmaron que mi vista seguía bien.

La vida después de la operación con láser

Decir que fue un cambio de vida brutal. Y de un día para otro: De pronto, ves.

Yo cuando me operé tenía unas 5 dioptrías. Eso quiere decir, realmente, no poder hacer vida sin gafas o lentillas. No reconocer sin nada a alguien hasta que está enfrente. No poder leer ningún cartel de la calle.

Pasar de aquello a ver con claridad, de la noche a la mañana. Mágico, un milagro. Increible.

Levantarme por la mañana, y ver. Sin preocuparme de nada más. Lo importante que es la vista, y lo poco que la valoramos a veces.

Curiosamente, no echaba nada en falta las gafas. Ni “las buscaba”. No tuve que acostumbrarme, porque sentía aquello como “normal”. No sé si era por haber usado lentillas tan a menudo o porque lo normal es “ver”.

Obviamente mi marido se operó también poco después. Y su experiencia ha sido la misma.

Hoy: 10 años después de haberme operado de la vista

De momento, sigo viendo perfectamente. Aunque ya me avisaron, que es posible que de muy mayor sí que tenga que llevar de nuevo gafas. Sobre todo por vista cansada.

Pero, ya sólo haber estado estos 10 años sin preocuparme (y lo que dure) ya me ha valido la pena. Tanto a nivel de calidad de vida, como del ahorro como comentaba antes

Y como comentaba al inicio, a veces ni yo misma me acuerdo de esto. Que yo también fui miope.

Información adicional sobre los problemas de vista en los niños

Buscando ahora algo de información y simuladores para esta entrada, he dado con alguna información que seguro os puede ser útil.

¿Desde qué edad pueden llevar lentillas los niños?

Pues curiosamente, incluso desde recién nacidos para casos muy especiales. Así que no hay una edad determinada.

Fuente: Artículo en Abc.es

Otros estudios realizados han obtenido que la mayoría de los oftalmólogos consideran que un momento adecuado sería entre los 10 y los 12 años. (Anda, ¡Justo cuando yo empecé! ¡Y pensaba que era pronto!).

Fuente: Estudio Niños y lentillas de la asociación americana de ofalmólogos.

Reducir la subida de la miopía

Por lo que se ve, también existen y se recomienda usar métodos para frenar la subida de la miopía de los niños.

Comparte tu experiencia

¿Y vosotros? ¿Lleváis gafas o lentillas? ¿Desde cuándo? ¿Y vuestros hijos? 

Podéis contar vuestras experiencias en los comentarios, seguro le resultarán útiles a otros lectores.

Anuncio de lentillas
Pues aquí como que encaja un anuncio de lentillas ¿no? Por si os animais.

[Anuncio] Alexa de Amazon ya ha llegado a España.


Aquí te contaba yo en el blog qué es Amazon echo. | Y aquí para qué sirve Alexa.