En esta entrada voy a hablaros sobre la neofobia. Que según descubrí, es algo bastante habitual que ocurra entre los niños y niñas, a partir de unos dos años. Y consiste básicamente, en cuando tu hijo no quiere probar cosas "nuevas". (Y los padres nos desesperamos).

Te contaré todo lo que he averiguado sobre qué hacer cuando tu hijo no quiere probar cosas nuevas. Y también mi experiencia personal, lo que me ha funcionado y lo que no. Y también mis propias teorías sobre este tema de la neofobia.

Espero que pueda servirte para prevenir esta neofobia en la medida de lo posible o darte alguna idea para mejorar la situación. 

Neofobia - Cuando los niños no quieren probar cosas nuevas -Foto ilustrativa de Pixabay, niña comiendo sandía
Foto de Pixabay

¡Ojo! Esto son solo mi experiencia y reflexiones como mamá. En ningún caso son recomendaciones médicas, ni teorías probadas. Sólo mis opiniones

¿Qué es la neofobia?

La neofobia es básicamente el miedo o rechazo hacia las cosas nuevas. En este caso, hablamos sobre todo de una "neofobia alimentaria". O lo que es lo mismo, no querer probar cosas nuevas. No querer nuevos alimentos.

Aunque en muchos casos en los niños, también les ocurre en otros ámbitos.

En la mayoría de casos, no pasa de ser algo leve. El típico "es no me gusta" sin haberlo probado. O cuando antes ya lo había comido.

En casos muy específicos y extremos sí que estaríamos hablando de un trastorno que debe tratarse por profesionales.

Ahora te doy más detalles.

Neofobia alimentaria en niños

Alrededor de los 2 años, una vez ya se han afianzado a andar, suele aparecer una especie de "Neofobia". Y es que los niños se vuelven más "tiquismiquis" con la comida. Como que la miran más. "Sacan la lupa" que decía mi padre. Y ya no aceptan fácilmente probar nuevos alimentos. O rechazan cosas que antes comían.

¿Por qué se produce esta "neofobia" en los niños?

Parece que hay teorías que lo relacionan con un mecanismo de supervivencia. Un bebé que acaba de aprender a caminar solo, y puede alejarse de sus padres, no es buena idea que se coma cualquier cosa que se encuentre.

Cuando son pequeños y no pueden desplazarse por sí mismos, comen cualquier cosa. Porque van a depender de los mayores para alimentarse, y en esta fase, son los adultos los que se preocupan de darle comida adecuada y segura. Por ello es una fase muy interesante para ofrecer los nuevos alimentos, y se ha visto que el BLW es una opción con muchos aspectos positivos.

Los bebés pequeñitos lo prueban todo, y luego se vuelven selectivos y no quieren probar cosas nuevas. A esto se le llama Neofobia. Foto ilustrativa de Pixabay, bebé comiendo manzanas.

Sin embargo, los bebés sobre el año y medio o los dos años, se vuelven más selectivos con la comida. Y por ello el bebé no va a querer probar cosas nuevas. A partir de esta fase, sólo comerá cosas que le resulten conocidas y "seguras".

Sobre los 2 años los bebés empiezan a comer sólo alimentos que les resultan conocidos.

Más información

Puedes leer más sobre este tema...

Nuestra experiencia

Cuando mi bebé no quiere probar cosas nuevas

En nuestro caso ha sido tal cual en ambos casos. Los dos comenzaron la alimentación complementaria con BLW. Y los dos comían ya desde el año lo mismo que nosotros. Comían prácticamente de todo lo que comíamos en casa, muy variado. Dejaban sorprendida a la gente tanto por cantidad como por variedad.

Hamburguesas caseras para bebé - BLW
Nuestras hamburguesas hechas en casa: También para el peque. 😀

Sin embargo, sobre los dos años, ambos empezaron a poner más pegas a la comida. Y comienzan a rechazar con más frecuencia alimentos nuevos. O incluso cosas que antes les gustaban.

Con el mayor además, se agravó bastante la cosa. Justo fue cuando nos vinimos a Alemania, y nos resultó difícil mantener las rutinas alimentarias (por ejemplo no encontrábamos pescado variado, o el mismo tipo de carne, tampoco sabíamos cómo hacer paella...).

Así cómo hemos conseguido mejorar la situación

Mi teorías sobre la neofobia

Por qué los niños no quieren comer cosas que antes les gustaban

Aquí te voy a hablar, basándome en lo que he leído y en mi experiencia.

Como decíamos antes, los niños van a tender a rechazar las cosas nuevas. Pero ¿Y porqué rechazan entonces cosas que antes les gustaban?

Pues porque su memoria todavía no está desarrollada. Igual has oído, que lo habitual es que se empiecen a tener recuerdos a partir de los 3 años. Con lo cual, todo lo que haga unos meses que no ven o prueban... ¡Es nuevo otra vez!

¿Porqué tantos niños sólo comen plátano y manzana?

Frutas que comen la mayoria de los niños: Plátanos, manzanas y peras. ¿Por qué? Porque son frutas que hay normalmente todo el año. Con las frutas de temporada se puede caer de nuevo en la neofobia, al considerarse de nuevo un alimento desconocido.

¿Qué frutas comen tus hijos? Plátano y manzana casi seguro que sí que los come sin problema. Y si me apuras pera. Otros igual comen más cosas, pero si te das cuenta, algunos niños sólo aceptan estas frutas.

Igual te pueden interesar estas ideas de desayunos saludables para los peques.

¿Cómo puede ser tanta coincidencia?

Pues mi teoría es precisamente, que estas frutas son las que más se mantienen en su dieta. Actualmente plátano y manzana encuentras todo el año a precio razonable (al menos en Europa, en otros países igual son otras). Y son muy fáciles de comer. Por ello, estas frutas normalmente nunca llegan a ser nuevas para los niños.

Todo vuelve a ser nuevo

Y sin embargo, toda la fruta de temporada sí que puede volver "a ser nueva". Porque de un año para otro, no se van a acordar.

Mi hijo se puso ciego a mandarinas su primer invierno, con apenas un año... El segundo invierno ya con unos 2 años, y sucesivos, no las ha querido ya ni probar. Lo mismo nos pasó con las fresas de un verano a otro.

Y así pasa con un montón de alimentos.

¿Consideran de nuevo como desconocidos los alimentos que hace unos meses que no ven?

Neofobia más allá de los alimentos

Y añadir que, en nuestro caso al menos hemos notado que también ocurre con otros aspectos. No sólo con los alimentos.

Por poner ejemplos, cosas tan simples como subir en tobogán, o a los cochecitos de la feria. Es algo que también puede ocurrir, que si hace tiempo que no lo ve, ni recuerde que antes le gustaba.

¿Cuántas veces te ha mirado tu hijo con cara de pez cuando le has dicho "eso antes te gustaba"?

"Mi hijo siempre ha comido de todo"

Seguro que si tienes ya el problema de que tu hijo se ha vuelto selectivo con la comida, y buscas consejo, encontrarás gente que no ha tenido este problema. Y te dirán que sus hijos comen verduras, frutas, y de todo tipo.

En este caso hay dos opciones bajo mi punto de vista: El niño es pequeño y aún no ha llegado a esta fase. O bien, han sido capaces de mantener en su rutina y como conocidos todos los alimentos que come habitualmente la familia. Y por ello, no han visto el problema.

Está claro, que en esto influye mucho la alimentación en general de la familia... y no todos la hacemos tan variada como deberíamos por desgracia.

BLW - prevenir la neofobia y probar cosas nuevas - foto ilustrativa de Pixabay Bebe comiendo en la trona en un plato con trocitos.

¿Cómo prevenir la neofobia?

No tiene porqué pasar a todos los niños, y posiblemente también haya una parte que dependa de cada niño en sí. Que le "dé" más fuerte que a otros. Pero no cuesta demasiado intentar prevenirlo. Te ahorrarás algunos quebraderos de cabeza.

En base a todo esto y a mi experiencia con el mayor, te dejo algunos consejos. Yo misma estoy aplicándolos (con buen resultado) con la pequeña.

Consejos para que tus hijos mantengan una dieta variada

1 - Introducir gran variedad de alimentos antes de los 2 años.

Esto es importante. Porque si estamos hablando de que va a tener mayor rechazo a alimentos nuevos, tienes que conseguir incluir el mayor número posible de alimentos en su "lista".

Intentar introducir toda la variedad posible de alimentos que puedas. Lo antes que se pueda. Y sobre todo, los que forman parte de la dieta habitual de la familia.

Por ello el BLW es muy útil. Cuanto antes el niño se acople al menú de comidas de la familia, antes lo asimilará como "conocido" y con más fuerza.

2 - Mantener rutinas

Intenta mantener en lo posible las rutinas. Planifica las comidas, e intenta no dejar mucho tiempo sin comer alguna cosa. En especial comidas que sabes que os gustan en casa y que seguro soléis comer.

Todo lo que hace más de un par de meses que no prueben, igual ya no lo van a conocer. La memoria de los niños, es subsconciente más que consciente normalmente hasta los 3 años.

Yo por ejemplo he estado comprando naranjas o mandarinas todo el año, aunque fuesen algo más caras. Al menos una vez al mes. Y de esta forma la niña las ha comido bien este invierno con 2 años. Se acordaba de ellas de hecho. Las fresas sin embargo que no era tan viable (ni me parecía tan importante) y no lo he hecho, ya no las come igual este año.

Y como te decía, plantéatelo también para otras cosas, y no sólo para la comida. Ya que también les puede ocurrir.

¿Y como tratar con la neofobia?

Qué hacer cuando los niños no quieren probar cosas nuevas (Neofobia). Foto ilustrativa de Pixabay. Plato decorado, huevos y tomates formando figuras como si fueran setas.

Bueno, y ahora, algunos consejos para el caso de que ya estés en esta situación, donde tu hijo se niega a probar cosas nuevas.

  1. Mucha paciencia. Esto sobre todo. Y te hará falta.
  2. NO obligar a los niños a comer algo que no quieren. Es difícil, y a veces tentador, pero puede ser contraproducente. Aunque yo sí que diría que intentes dialogar.
  3. Retirar o reducir al máximo dulces y snacks no nutritivos. Porque si le das este tipo de cosas, se "alimentará" de ello. Pasará de las comidas que no le gustan. Esperará a la siguiente comida. Y seguirá en la rueda.
  4. Mantener la rutina de comidas familiar. Intentar en lo posible no hacerle una comida separada. Y que poco a poco, vuelva a entrar al menos en la rutina de comidas de la familia.
  5. Enseñar la diferencia entre "no me gusta" y "no me apetece". Esto también a nivel de educación, para cuando comas fuera de casa o con familiares. Y sobre todo evitar los "puaj".
  6. Adornar la comida. Esto en algunos casos funciona. El presentar la comida de forma divertida, puede animar a los niños a probar cosas que de otro modo no probarían.

¿Os ha pasado? ¿Quieres contarnos vuestra experiencia o vuestros trucos? Cuéntanos en los comentarios. ¡Tu aportación ayudará a otras familias!

¿No sabes qué regalar estas navidades?

Echa un vistazo a mi guía de regalos organizados por precios, donde te doy opciones de productos recomendados con los que seguro acertarás. 🙂

Ideas de regalo desde 10 €