9 Métodos para cepillar los dientes a los niños

Hoy voy a hablar de un tema que en casa nos ha traído de cabeza durante mucho tiempo: Cómo lavar los dientes a los niños.

Lavarse los dientes es una de las cosas que menos les gusta a los niños, y que más importante es. Los dentistas avisan del alarmante número creciente de caries infantiles. La alimentación de nuestros hijos no es siempre la más adecuada, y a veces es difícil cambiar hábitos. Y a día de hoy, para muchos, suprimir por completo el azúcar es casi imposible.

Así que hay que apañarselas… y lavarles los dientes a los niños como buenamente puedas. Desde el primer diente. Sea como sea. Así que os dejo una recopilación de trucos para cepillar los dientes a los niños. ¡Espero que os ayuden!

Lavar los dientes a los niños: Nuestra experiencia

Empezamos muy pronto con los cepillos de entrenamiento con el mayor, o le dejábamos un cepillo normal. Era bien pequeñito cuando ya se “cepillaba” los dientes. De hecho, no tenía ni uno aún.

Yo ya sabía que esos cepillos no hacían gran cosa, son más en plan mordedor, y mi idea era que, serviría para que se acostumbrase. Le dejábamos trastear con ellos, o le “limpiábamos”. Y no, no se acostumbró.

En el momento en que empezaron a salirle los dientes, empezó la odisea. Yo he notado que cuando les están saliendo los dientes, les molesta especialmente el cepillado. Y no había forma de que se dejase poner el cepillo. Nos costaba mucho.

Cuando les están saliendo los dientes parece molestarles especialmente el cepillado.

¿Hay que usar pasta de dientes para lavar los dientes aun bebé?

Sí, hay que lavarles con pasta de dientes desde el primer diente.

Nosotros de primer momento para lavar los dientes a mi hijo mayor cuando era bebé, no le poníamos pasta. Me parecía que no era buena idea hasta que no escupiese.

Hasta que hicieron en el grupo de lactancia una charla sobre higiene dental. Allí explicaron que era importante cepillar con pasta que tenga flúor desde el primer diente.

Aquí en Evidientemente podéis encontrar mucha información sobre el tema, y la técnica ideal para el cepillado de dientes. La idea es que de primeras, apenas se usa pasta, una pintadita. Pero se debe de utilizar pasta dental, porque de esta forma, se adhiere a los dientes y los protege.

Bueno, pues empezamos con la pasta. Y la cosa seguía siendo complicada. Y al no dejarse bien, parece ser que no llegábamos bien a las muelas del fondo. Hale, revisión del dentista con premio. Un par de caries en las muelas de más atrás.

¿Cuánto flúor debe tener la pasta de dientes?

Los niños deben lavarse los dientes con pasta de dientes con flúor desde el primer diente. Las recomendaciones concretas son:

  • Hay que lavar los dientes a los bebés de hasta 3 años 2 veces al día con una pequeña cantidad del tamaño de un grano de arroz de pasta dental de al menos 1.000ppm frotada contra el cepillo de dientes.
  • Los niños de 3 a 6 años deben cepillarse los dientes al menos dos veces al día. Con un guisante de pasta de dientes con al menos 1.000ppm. También hay que empezar a enseñar a que se laven los dientes por sí mismos, aunque es importante que los padres repasen el cepillado.
  • Los niños desde los 6 años y los adultos deben cepillarse los dientes al menos dos veces al día con pasta de al menos 1.350 a 1.5000 ppm de flúor. Tamaño aproximado de un garbanzo.

También se recomienda no usar el enjuague bucal justo después de cepillarse, ya que eliminará el flúor de la pasta que queda sobre los dientes.

Los bebés hasta los 3 años deben lavarse con una pequeña cantidad de pasta de dientes de al menos 1.000pppm.

NHS (National Health Service UK)

Aquí en la siguiente imagen lo muestra de forma gráfica y explica también Una madre en el Dentista, otro blog muy interesante para tener información sobre salud dental de los niños.

¿Es peligroso el flúor de la pasta de dientes para niños?

Hay gente que tiene miedo de que el flúor de la pasta de dientes sea tóxico para los niños, o que dañe sus dientes.

Toda la evidencia científica indica que no existe riesgo. El mayor problema que se podría producir sería una fluorosis, que produce algunas manchas en los dientes, y se produciría con una dosis realmente elevada de Flúor. No es nada frecuente que esto ocurra.

La mejor prevención para esto, es seguir las indicaciones de lavado de dientes y cantidad de pasta, además de mantener la pasta de dientes fuera del alcance de los bebés para evitar una ingestión accidental.

¿Qué hacer cuando un niño tiene caries?

Y yo pensando en todos los que me llamaban exagerada por intentar lavarle los dientes tan pequeño.

Lo ideal sería que los niños empezasen a ir al dentista desde que tienen dientes. Al menos para que se vayan haciendo a la idea y cogiendo confianza.

Yo le llevé cuando de pronto le vi las muelas marrones. Y lo que hicimos fue lo siguiente:

  • Nos recomendaron visitas trimestrales al dentista, para aplicarle flúor.
  • También tocó intensificar la limpieza de los dientes. Intentar no pasarnos ni un día e insistir más en las muelas.
  • También nos planteamos obviamente evitar más los dulces. Y dárselos preferiblemente sólo si puede lavarse los dientes después.
  • Y claro, tirar de inventiva para conseguir limpiarle bien.

Igual también te pueden venir bien si tus hijos tienen caries algunas ideas de desayunos sanos para niños (sin azúcares añadidos).

10 Trucos para lavar los dientes a los niños

Así que nos tocó buscar trucos para conseguir lavarle los dientes. Y lo que un día funcionaba, otro día no. Algunos días bien, otros mal. Así que probamos muchos métodos. Y con la peque aún nos ha tocado inventar alguno más.

Y como sé lo difícil que puede ser lavarle los dientes a un niño, cuando no quiere. Y hacerlo a la fuerza es algo que no me gusta, me decidí a hacer este recopilatorio.

Algunos de estos trucos han sido incluso ideados por mi hijo. Y muchos de ellos podrían ser aplicables a otros aspectos conflictivos del día a día.

¡Espero que os resulten útiles!

 

1 – La técnica del cepillado de dientes “ideal”

Es esta que ya os comentaba antes de Evidientemente. Pienso que es buena idea empezar por ahí, y si funciona, pues mira qué bien. Pero no siempre es tan sencillo. Yo cuando le veo receptivo, pues sí intento hacerlo así tal cual.

2 – Elegir cepillo de dientes

De las más sencillas y conocidas. En vez de decirle “tienes que lavarte los dientes”, le dices: “¿Con qué cepillo te vas a lavar los dientes?”.

A veces de esta forma están más receptivos. Y al haber elegido, normalmente se quedan contentos y aceptan sin poner pegas.

3 – Pelea de cepillos de dientes

Cada uno con un cepillo. ¿Quien limpiará los dientes? A modo concurso-competición, los dos intentan cepillar los dientes. Nosotros lo acompañábamos con un “Yo limpio” – “no yo” – “no yo” – “yo” – “yo” – “yo” – “yo”… (El del niño sin pasta de dientes el del mayor con pasta).

No siempre funciona muy bien, porque puede bloquearte con su cepillo… Pero es mejor que nada.

4 – Lavarse los dientes mutuamente

Tú lavas al niño y él a tí (o algo así). Es algo incómodo, pero a veces sirve.

También podéis lavarle los dientes a un muñeco, o hacer una lámina de dientes para limpiar (Ver la referencia del vídeo más abajo).

5 – Pilla pilla para Lavar los dientes

Esto vino de su interés en no dejarse lavar los dientes, se escapaba. Así que yo empecé a jugar a pillarle, y se convirtió en costumbre una época.

Cuando le cogía, le podía limpiar los dientes. Eso sí, igual se escapaba y tenía que volverle a pillar (y así varias veces). Pero era muy divertido, la verdad es que los dos lo pasábamos muy bien y era bastante efectivo. Gracias al ritmo del juego, me era bastante fácil limpiarle bien.

El problema fue cuando me quedé embarazada… que llegó un momento en que ya no podía andar corriendo detrás de él. 😛

6 – ⚠ Recurso de Emergencia

Cuando no consigues otra forma, la distracción es lo que queda. No es de las que más me gustan, sólo que su salud dental es más importante.

Que vea el vídeo que quiera, o juegue un poco a la tablet mientras se le lava los dientes, hablando con los abuelos…

De las más fáciles para que se quede quieto ese ratito, aunque obviamente conflictiva porque todos queremos reducir o evitar las pantallas.

7 – Usar un cepillo eléctrico

Esta fue casi de casualidad. Decidí comprarme un cepillo eléctrico, por probar. Y por si acaso, compré también unos cabezales de niños.

Pues oye, o le hizo gracia o le daba curiosidad, y se dejaba lavar mejor que nunca lo había hecho.

No será tampoco lo ideal, ya que no recomiendan usar el cepillo eléctrico hasta más mayores. (Como unos 6 años al menos). Aunque es sobre todo, porque deben aprender la técnica de cepillado con uno manual primero.

Pero considerando que estábamos en una racha que no se dejaba, fue un soplo de aire fresco. Aparte, yo al menos me quedo con sensación de que me deja los dientes más limpios. Así que supongo, que mal tampoco irá.

Por desgracia, duró poco, y pronto pidió volver al cepillo normal. Y con ello volvió a costar.

8 – El ayudante lava-dientes

Con una marioneta, que te “ayude” a veces es más fácil. Podéis incluso hacerla juntos. Nosotros por ejemplo, tenemos una marioneta hecha en casa. Un “caracol” que vio mi hijo en un vídeo que luego os comento, y que quiso que hiciéramos. También se puede usar algún muñeco o peluche.

Es también una opción muy divertida. Puedes hacer voces, que la use él, usarla tú, combinarlo con alguno de los trucos anteriores…

Marioneta casera lavadientes - métodos para cepillar los Dientes a los Niños

9 – El juego de los botones

Consiste en jugar a que el niño es una especie de “robot” o “máquina”, y hay que darle a los botones o palancas para que funcione. Por ejemplo, en el caso del lavado de dientes, para que abra la boca bien grande y poder limpiar. O para que escupa al terminar…

Opcionalmente, puedes ir leyendo las instrucciones de su camiseta. Sobre todo si tiene letras. A mi hijo le daba mucha risa :P.

“A ver… aquí dice que hay que estirar del dedo meñique… del pie izquierdo… para que abra la boca.” xD

10 – Contar los dientes o tiempo

Y para terminar, un truco extra que surgió con la peque. Como a ella sí que hemos empezado a lavarle los dientes, desde el primer diente, y en condiciones, hubo que ir probando.

Hay técnicas como las de dos cepillos que van bien con peques, otras igual son muy complejas para funcionar.

Y entre ir probando, un día mirando a ver cuántos dientes tenía ya, se los fui contando. Y funcionó muy bien para que se quedase más quieta. También al principio, cuando eran siempre los mismos le servía para saber cuánto quedaba.

Referencias e inspiración

El truco de la marioneta lo cogí del vídeo sobre dientes de Mamiblock. Da truquitos en plan motivación adicional, o para que “entienda mejor” el motivo de limpiarse.  El de la marioneta por ejemplo que os comentaba antes, nos fue bastante bien una temporada.

Aquí os dejo una publicación de Instagram con las cositas que hicimos nosotros en casa basadas en el vídeo. ¡Y es que fue mi hijo quien me pilló viéndolo y quería hacer todas las manualidades!:

View this post on Instagram

El otro día mi hijo me pilló viendo vídeos de @mamiblock. Lleva días insistiendo para que hagamos todo lo que vio (El vídeo de tips para lavar los dientes). Yo tan contenta, con lo que me gustan las manualidades, aunque a veces las cosas no pueden hacerse todas a la vez ni todo lo rápido que le gustaría. Ahora tenemos entre otras cosas nuestro propio caracol limpia-dientes. Tampoco hemos tenido una gran mejora con el lavado de dientes por desgracia. Pero bueno, está siendo divertido hacer estas cosas juntos. El lavabo con la silla ya lo había puesto hace tiempo, también a raíz de los vídeos de @mamiblock. La versión anterior de cartón había quedado un poco pequeña ya, aparte que se mojaba a menudo. Auf Deutsch: Mein Sohn hat mit mir @mamiblock Videos gesehen (Zähneputzen Tricks), und wollte alles machen, dass er gesehen hatte. Wir könnten nicht alles sofort und so schnell machen, als er wollte. Aber ich war sehr gefreut, weil ich basteln liebe. Jetzt haben wir unsere eigene Zähneputzer-Schnecke. Zähneputzen Zeit hat leider nicht verbessert. Aber es macht Spaß zusammen zu basteln. Das Waschbecken hatten wir schon, und ist auch bei @mamiblock inspiriert. Wir hatten vorher ein mit Karton gemacht, aber es war schon zu klein und war mehrere Mal nass. #mamiblock #mamiblockinspired #zähneputzen #lavardientes #manualidadesniños #manualidades #minilavabo #bañomontessori

A post shared by Taisa – Diseñadora y blogger (@lasaventurasdetaisa) on

Para concluir: Hay esperanza

Pues para daros un poco de ánimo, la cosa acaba mejorando. Decir que sobre los 4 años la cosa se va haciendo más fácil. Cada vez nos va siendo menos necesario usar trucos para lavarle los dientes al niño, y eventualmente, dejas de necesitarlos.

Alguna vez usamos aún alguno, por diversión ya que él mismo los pide.

Y con la peque ha sido volver a empezar… incluso empezando desde el primer diente. Pero con los trucos, y el ejemplo del hermano mayor, también se está haciendo mucho más fácil.

Bueno, espero que os sean útiles estos trucos para lavarles los dientes a los niños.

Al menos lo suficiente. 😛 Y si tenéis algún truco propio, comentadlo y así podemos tener más opciones… por si acaso.