Pues parece ser que esa típica frase con la que nos hemos criado la mayoría en España aquí no aplica. Es algo bastante peculiar el tema de los Dulces en Alemania. ¡No aceptes dulces de extraños! Es otra de las cosas que ya me habían comentado, pero ahora lo voy viendo...