Mi Experiencia con la manicura Shellac
Este verano pasado probé por primera vez irme a hacer la manicura. Un plan estupendo, mi primera salida sola de ocio sin mi hija. Una tarde de chicas con una amiga, y decidimos hacernos la manicura Shellac. Y la verdad es que al principio quedé muy contenta. El problema vino después.

¿Quieres conocer otro sistema de manicura igual de resistente que el Shellac pero más sencillo de aplicar y que puedes ponerte tú misma en casa?

¿Qué es la manicura Shellac?

La manicura Shellac consiste en un tipo de esmalte especial, el CND Shellac, que es muy resistente.

Esto es, porque es una mezcla de esmalte y gel. Y al aplicarse como un esmalte, es bastante sencilla de realizar.

En su momento ya compartí algunas imágenes y comentarios en Instagram de cuando me hice este tipo de manicura. Así que los he incluido para mostraros el resultado y la duración.

 

¿Dónde puedo comprar el esmalte Shellac?

Lo ideal es irte a un salón de uñas y que te lo hagan, ya puestos.

Pero si eres de las que te gusta el DIY, también puedes obviamente comprar los esmaltes. El punto está en que haría falta también la base y la lamparita de secado, ya que la combinación de todo ello es lo que hace tan duradero el esmalte.

 

¿De verdad es tan resistente?

Pues el aguante es realmente sorprendente. Aquí debajo podéis ver una foto de una semana después, y estaban tal cual como el primer día.

Habiendo fregado platos, limpiado el baño, y jugado con piezas de Lego. Incluso tuve que cambiar unas llaves de llavero, cosa que suele ser el fin de cualquier manicura.

Y ahí seguía el esmalte, intacto. Y las uñas estupendas. Además me las hice justo antes de las vacaciones de verano… Y aguantaron un montón.

View this post on Instagram

El otro día me fui de tarde de chicas con una amiga. Y pues oye, nos fuimos a que nos hicieran la manicura. Yo es la primera vez que me la hacía así. Hace poco vi a alguien comentarlo, que es esta cosa nueva del #shellac, era una pasada y que realmente duraba un montón. La verdad es que lo que me echaba atrás de hacerme la manicura en un centro es precisamente eso. Porque normalmente la rara vez que me da por pintarme las uñas en casa, no me duran bien ni 5 minutos. Y claro, pagar para eso no me convencía. Y no tenía muy claro que pudiera ser tan resistente. Pero oye, menudo invento este… Ya hace casi una semana y están aún como el primer día O_O Fregando platos, el baño, e incluso he tenido que abrir una anilla de llavero (normalmente un destroza uñas) y ahí siguen como si nada. De hecho tengo bastante tendencia a que se me rompan las uñas, y esto parece que también las mantiene bastante bien. Si me toca la lotería, seguro que lo llevaría de continuo xDD #diadechicas #uñas #manicura #manos #tiempoparamamá

A post shared by Taisa (@lasaventurasdetaisa) on

 

¿Cuánto tiempo dura el Shellac?

Pues durar durar, dura muchísimo. Queda bien por lo menos dos semanas.

El esmalte Shellac en sí, se mantiene en buen estado, y las uñas están mucho más resistentes de lo habitual mientras están protegidas por el esmalte.

El problema es que las uñas van creciendo, y a partir de las 2 semanas ya hay una parte bastante grande de uña sin esmalte.

 

¿Cómo se quita el esmalte Shellac?

No se te ocurra intentar quitarlo por tu cuenta de cualquier forma. Ya me lo avisó mi hermana. Es complicado, ya que está muy adherido, y el quitaesmalte normal no funciona como con el resto de esmaltes. Aunque en algunas webs te explican cómo hacerlo, por ejemplo en el enlace que os dejaba antes.

Llegado cierto punto, sí que empieza a desprenderse, pero ya cuando queda apenas un tercio de uña, y no en todas las uñas.

Lo mejor es ir de nuevo a un centro de uñas, y que te lo quiten, o te lo vuelves a hacer.

Sino, es cuestión de esperar a que crezca la uña del todo. A mi, por la situación, me resultó más fácil hacer esto.

 

¿Qué hago mientras crecen las uñas?

Yo lo que hice fue aplicar un esmalte por encima para que quedase mejor. Aprovechando la resistencia del acabado del Shellac, cubría sólo una parte de la uña, dejando la parte del final sin cubrir. Así aguantaba un poco más, y dejaba un efecto muy bonito estilo “manicura francesa”.

 

¿Y qué pasa después?

Como ya comentaba, las primeras semanas, las uñas estaban muy resistentes. Pues mi problema fue que, una vez se fue quitando, las uñas se quedaron muy debilitadas. Se resquebrajaban y rompían con mucha más frecuencia que antes. Yo solía llevar las uñas algo largas siempre aunque sin pintar. A veces se me rompían. Pero he tenido que estar bastante tiempo manteniéndolas cortas, porque se partían o quebraban mucho más a menudo.

Dicen que esto ocurre porque liman las uñas, para que se fije mejor. Es cierto es que algo limaron, pero apenas un poco. Aunque no sé si realmente pueda haber afectado tanto, pero pudiera ser.

Por lo que he hablado con más gente después, y algo que he investigado, parece que es habitual.

Incluso hablan de que los químicos, o el tener que aplicar fuertes productos para quitarlas también es muy dañino. Puedes leer aquí sobre esta información.

Aunque también haya quien siga defendiendo que fue por la forma en que las pusieron o por no quitármelas (las dejé crecer, y alguna cayó sola).

 

¿Volvería a usarla?

Pues a lo mejor sí, pero no lo creo. A continuación te cuento la alternativa que he probado, y que de momento me convence mucho más. Entre otras cosas, porque es mucho más fácil de poner una misma y requiere menos productos.

¿Quieres saber más? Aquí te lo cuento todo.

 

 

Alternativas al Shellac

Un tiempo después de probar las Shellac, me comentaron otro sistema bastante novedoso: Unas láminas “para pegar” sobre la uña. Pues este sistema se llama Miss Sophie y parece una alternativa mucho más interesante. Yo ya lo he probado, te cuento todo sobre la manicura con Miss Sophies aquí. ¿Y tú, te animas?

 

 

¿Habéis probado este tipo de manicuras permanentes alguna vez? ¿Cuáles has probado?¿Te han ido bien?