Esta semana tenemos una entrada sobre maternidad muy especial, hablando sobre las hormonas. Porque le echamos la culpa a menudo a las hormonas de muchas cosas, sobre todo en las mujeres. Y especialmente en el embarazo y en el postparto. Seguro que has oído hablar de los cambios de humor del periodo o del embarazo, o de las depresiones post-parto. Pero… ¿Cómo afectan las hormonas en la maternidad realmente? ¿Sólo nos afectan para lo malo?
Hormonas en la maternidad - La oxitocina y sus efectos

Las hormonas contadas por una especialista: bióloga y asesora de maternidad

Nos va a hablar de todo esto Amaia Armendariz. Ella es bióloga de carrera, y actualmente se dedica a ayudar a mujeres en el camino de convertirse en madres como asesora de porteo y maternidad con su marca Besotan. Y que además, actualmente está preparando la segunda edición de su programa de acompañamiento para embarazadas o madres recientes: “Mimar empieza por mí” (Puedes leer aquí toda la información sobre el programa). Os dejo con la explicación de Amaia…

Las hormonas en la maternidad

“Son las hormonas”
Es una frase que, no solo he escuchado mucho, si no que yo misma me he dicho en un montón de ocasiones. Curiosamente siempre, o casi, lo he asociado a algo negativo. Tengo un poco la sensación de que la hormonas son el “diagnóstico” para un montón de sensaciones o de momentos emocionalmente complicados a los que no sabemos cómo hacer frente. A ver, es una realidad que las hormonas cambian nuestro estado de ánimo (entre otras cosas). Pero esto no quiere decir que sean las causantes de los problemas ni que no podamos hacer nada al respecto. Por ejemplo, el hecho de que estés con la regla y tengas menos tolerancia a ciertas gilipolleces, no hace a quien las dice menos gilipollas. Es decir, sí, las hormonas cambian nuestra percepción de las cosas, pero no son las causantes de los problemas y se puede hacer mucho por mejorar la situación. Partiendo por tener claro eso: Las hormonas son BIEN.

Cambios hormonales en el post-parto

Las mujeres vivimos con los cambios hormonales toda la vida. Pero hay momentos en los que los cambios son mayores y/o más drásticos.
Las hormonas en el postparto - imagen ilustrativa, madre amamantando a un bebé en el fondo, en el frente un colorido móvil de bebé.
Uno de esos grandes momentos hormonales, es sin lugar a dudas el postparto.
Cuando hablamos de las hormonas en el postparto, me da la sensación de que se habla de ellas como si no hubiera más remedio que pasar por ese momento complicado de esa manera y ya. Como con una especie de resignación a no tener alternativa. Un poco en plan: El postparto es duro, los cambios hormonales son muchos, hazte a la idea y tienes que aguantarlo. Desde luego que es una época complicada, porque todo es nuevo y tenemos que adaptarnos. Pero a mi estos comentarios me suenan más a: ¿Para qué quejarte si ya sabes lo que es y lo que te van a responder? Por lo tanto, la mayoría de las veces, te callas.

Los cambios hormonales no son el problema.

Los cambios hormonales nos hacen más susceptibles, vulnerables o sensibles, pero no son el problema. El problema del postparto no son la hormonas, el problema es que el entorno es hostil. Los cambios hormonales nos hacen más susceptibles, vulnerables o sensibles, pero no son el problema. De hecho, la función de las hormonas es ayudarnos en esa etapa, siempre y cuando el entorno sea el adecuado.

Sobrellevar mejor el post-parto

Se habla mucho de Oxitocina, también conocida como la hormona del amor. Esta hormona está muy presente durante el parto y el postparto y, se supone, que es la encargada de hacer que todo sea maravilloso y estemos felices en una nube. Lo que nadie nos cuenta que hay un montón de factores que pueden estar haciendo que esta hormona no esté a pleno rendimiento y que no todo el mundo se siente tan feliz. De hecho, se habla tanto de la hormona de la felicidad, que muchas se sientes mal por no sentirse tan felices.
hormonas en el postparto - depresion - imagen ilustrativa con mujer triste
Muchas veces las madres se sienten mal por no sentirse felices.
Si se habla de hormonas, en plural, es porque no solo tenemos de un tipo si no que hay varias que también están presentes durante el postparto y que a veces cobran el protagonismo que no les corresponde. No es que haya hormonas malas o buenas. Todas son necesarias pero para cumplir una función determinada. Cuando hay un desequilibrio entre ellas, es cuando tenemos ( o podemos tener) problemas. Las hormonas responden a muchos factores y uno de ellos (y muy importante) es el entorno. No siempre podremos cambiar el entorno. Pero el simple hecho de poder identificar qué nos está complicando las cosas, marca una gran diferencia.  

¿Cómo se aumenta la oxitocina y qué puede afectar a su producción?

Sí, hay acciones que, en general, hacen que tengamos más oxitocina. El contacto piel con piel es una de ellas, por ejemplo. Está demostrado que el contacto piel con piel con el bebé reduce el riesgo de depresión post parto. ¿Significa que si hacemos piel con piel nos sentiremos mejor? Pues en principio sí, pero si tienes alguien al lado que te está diciendo que eso no es adecuado, puede que te genere más estrés que placer. Y puede que en este punto estés pensando ¿Pero a ver, entonces, se puede hacer algo o no se puede hacer nada? Pues bueno, se pueden hacer muchas cosas pero no hay una fórmula mágica y cada una tiene que encontrar las que mejor le vengan. Puede ser de mucha ayuda entender cómo se activan o desactivan algunos de los mecanismos corporales que afectan a nuestro bienestar: Entender porqué a unas madres les funciona algo y a otras no. Aprender a conocer nuestras limitaciones y no culparnos por no poder hacerlo de otra forma.  

Hay que encontrar el balance entre las necesidades de la madre y del bebé

Hay que tener en cuenta que muchas veces puede que nuestras necesidades y las de nuestro bebé sean distintas y que vamos a tener que escoger. Y que cuando escogemos a nuestro favor, no podemos olvidarnos de que esa decisión les afecta. Como decía antes no es cuestión de culpa, si no de responsabilidad. Las madres tenemos que ser honestas con dónde está nuestro límite, y atender también a nuestros deseos y necesidades como personas. Pero hacer (o pretender) que no pasa nada o que no va a afectar al bebé ni a la madre, no mejorará nada.
Las madres también deben atender a sus necesidades, sin olvidar cómo afectará al bebé.
Por ejemplo, si no puedes o no quieres amamantar a tu bebé y entiendes que eso genera una carencia en él, puedes compensar o minimizarla a través del contacto. Si no tienes en cuenta esto, puedes encontrarte con que no sabes que hacer porque, de repente, tu bebé empieza a ser mucho más demandante.
Hormonas en el posparto - Buscar el equilibro mama bebe
 

¿Cómo hago para que las hormonas me ayuden?

Conocer cómo funciona tu cuerpo y cómo se sincroniza con el de tu bebé, te ayuda a entender qué cosas están haciendo que la maternidad sea más compleja de lo que esperabas. Al mismo tiempo, a entender que lo que a tu amiga le funcionó puede que a ti no, porque vuestro contexto es diferente. Saber qué espera un bebé, puede ayudarte a no idealizar un comportamiento concreto. Y sobre todo, entender qué es necesario para ti, te ayuda a equilibrar la balanza y no volver al punto departida, donde el estrés se apodera del día a día. En la maternidad no hay un camino concreto, pero sí muchas formas de mejorar el de cada una.

¿Vas a ser mamá pronto o has tenido un bebé recientemente?

Si tienes un bebé chiquitito o lo tendrás pronto, y ya te resuenan todas estas cosas que Amaia nos ha contado, o quieres estar preparada para cuando llegue el momento, el programa Mimar empieza por mí puede ayudarte. En él encontrarás acompañamiento para esta fase tan “hormonal”, con el apoyo de Amaia como asesora de maternidad y de más mamás en tu misma situación. Además de mucha más información sobre las hormonas, sobre las necesidades de la madre y del bebé, y recursos para encontrar el balance entre ambas que os encaja a tí y a tu familia. Y adicionalmente si te das prisa, puedes aprovechar la oferta de lanzamiento y las opciones PLUS y PREMIUM que incluyen una bandolera para llevar pegadito a tu bebé y sesiones de asesoría. ¡El pack completo para empezar tu maternidad con buen pie!. Infórmate más sobre el programa Mimar empieza por mí.