Bañeras hinchables para bebes y niños
Una bañera hinchable o piscina pequeñita hinchable, es una solución práctica y económica para bañar a los bebés o niños pequeños.

Ideal si no tienes bañera en casa, y tienes muy poco espacio para bañar a tu bebé. Y también la puedes usar como piscina para refrescarse en verano en la terraza, jardín o playa.

 

Modelos de bañera hinchable y dónde comprarlas

Según dónde la vayas a utilizar y qué uso quieras darle, tendrás que tener en cuenta la calidad del material y el tamaño de bañera adecuados.

También según la edad y tamaño del niño, o si tienes más de un niño, te interesará ver de buscar una bañera hinchable más grande o pequeña.

 

Ventajas de una bañera hinchable

  • La puedes desinflar y abultan muy poco, cuando ya no la necesites.
  • Es fácil de transportar, al ocupar poco.
  • Son de las más baratas.
  • Se adaptan con relativa facilidad a espacios pequeños.
  • Suelen tener algo de acolchado en el fondo, por lo que son cómodas.

 

Inconvenientes

  • Lo más evidente: Se pueden pinchar. Según la calidad del material de la bañera hinchable, aguantará más o menos. Puede ser viable ponerle un parche para repararla si pasase y encuentras el pinchazo.
  • Hinchadas algunas abultan bastante, tienes que tener espacio suficiente para dejarlas.
  • No es cómodo desinflarla e inflarla de nuevo cada día o cada pocos días, si la vas a usar como bañera para el bebé.
  • Las más pequeñas con algo de esfuerzo se podrían inflar a pulmón. Pero si es relativamente grande, necesitarás una bomba de aire (manual o automática) para inflar la bañera.
  • No son la mejor opción para bañar a un recién nacido.
  • No es buena idea poner una hamaca, ya que se podría dañar el fondo de la bañera.
  • Si vas a usar la bañera en la ducha, es importante que tenga desagüe, porque volcar una bañera hinchable es bastante complicado. Algunas de las más baratas no tienen.
  • Trasladar la bañera hinchable con agua, es casi imposible.
  • Tienen muchos recovecos, por lo que hay que ser cuidadoso con la limpieza para evitar que aparezca moho.

 

Sobre el modelo que nosotros hemos utilizado

En nuestro caso, compré una bañera hinchable cuando nos vinimos a Alemania, ya que aquí no había bañera. En España como teníamos bañera, usaba una barrera Babydam

(La puedes ver aquí en Amazon)).

Escogí este modelo porque me pareció que para un niño de 2 años me iría bien.

  • Los bordes son muy altos, y es muy amplia, con lo que podría jugar muy a gusto.
  • Tiene tapón de desagüe en una de las esquinas, lo que hace muy sencillo el vaciarla.
  • Encaja en las duchas con mampara, aunque algo apretada si son estrechas, no inflándola del todo.
  • Y también, está normalmente muy barata. Pensé que bueno, si se estropeaba, tampoco sería para tanto comprar una nueva.
  • El plástico de las cámaras es grueso y resistente. Aunque bueno, al final pasados dos años, se acabó pinchando. Igualmente, no le veo una mala duración, para un producto así.

Alternativas y conclusiones

Decir que igualmente estuve tan contenta con esta bañera, que compré otra para tener en España en casa de mis padres. Y así no tener que desplazarla.

También hemos tenido bañeras hinchables baratas, de las de bazar. (Sí, esas de colores). Pero son mucho más pequeñas, no tienen desagüe y la calidad es bastante peor, por lo que la duración es bastante menos. Para un apuro, pueden ayudarte a salir del paso, si te pasa como a mí que los niños detestan ducharse y prefieren un baño.

De todas formas, cuando se estropeó nuestra bañera hinchable de casa, estaba además embarazada de nuevo. Así que revisé de nuevo opciones de bañeras para bebés, y opté por una bañera plegable, que ha sido un gran descubrimiento.

¿Habéis usado una bañera hinchable alguna vez? ¿Qué tal la experiencia?