La Aventura en Bicicleta de Jenni, André y Unai: Primera Semana

Jenni, André y Unai llevan ya una semana de viaje en Bicicleta por Europa. Aquí os hablaba de esta aventura, y Jenni nos contaba algunas cosas antes de empezar el viaje.

Hoy os traigo un resumen con las entradas de André de esta primera semana traducidas a castellano, y alguna información e imágenes inéditas que me ha enviado Jenni. No os lo perdáis al final de la Entrada.

Tramo del viaje

Esta semana Jenni, André y Unai salieron de su hogar en Kunterbunthof, y han llegado ya hasta Riesa. Han avanzado bastante debido a una sorpresa inesperada.

Llevan ya unos 400km de su trayecto recorridos en la primera semana. De ellos, unos 130km hasta Wittenberge los recorrieron en bicicleta.

Pero ya han llegado hasta Riesa:

¿Os imagináis cómo han podido recorrer tanta distancia? Seguid leyendo y lo descubriréis.

 

Día 6 de Junio de 2017: Adiós, Kunterbunthof

Este día comienza su viaje. Y sus vecinos fueron a despedirse de ellos y acompañarles parte del trayecto.

Adé, Kunterbunthof

“Como para recordarnos la paz y la serenidad, hace hoy Unai, el día de los días, en que empieza la mayor aventura de su corta vida, la siesta más larga posible.

Hace tres horas que están sin embargo innumerables personas con bicicletas en la mano y sombreros para el sol esperando delante de Kunterbunthof. Bäbelin sólo tiene 37 habitantes. Pero la mitad de ellos se han reunido hoy aquí, para cantarnos y animarnos en el camino a la L10.

Se llevan pasteles, y Jenni sirve café. La primera revisión de la presión de las ruedas. En realidad es también bonito: Una aventura, que empieza en la puerta de casa – y que de allí tampoco saldrá mal parado.

Después de un buen rato, alcanzamos en la tarde tras 19km la población de Qualitz y su iglesia gótica tardía.”

 

Día 7 de Junio de 2017: Estamos de Camino

Wir sind auf dem Weg

“¿Y hacia dónde? Hacia Navarra. Nosotros, es decir, Jenni, Unai, Beltza y yo. Jenni es mi pareja, Unai nuestro hijo, y de Beltza os hablaré mañana.

Los parientes de Jenni quieren ver a Unai de nuevo.

¡Sin problema! ¡Allá vamos! Por los ríos Elba y Moldava arriba hasta la selva de Bohemia, a través de Salzkammergut (Austria), por Hohe Tauern (Cordillera de los Alpes Austriacos) y por Dolomiten (Cadena montañosa de Italia), a lo largo de los lagos italianos, por Piamonte y Provenza, sobre Cevenas (Francia) y los Pirineos.  ¡Sólo un poquito!”

 

Día 8 de Junio: Beltza, la negra

Beltza, die Schwarze

“Como ya comentaba, estamos de camino a España. La familia de Jenni quiere conocer por fin a Unai. Para unos el nieto, para otros el sobrino, todavía ninguno de ellos le ha visto. Vivimos demasiado lejos.

Si no fuera por Beltza…

Es imposible volar con ella. Linda, cariñosa, y muy tranquila – pero, como el hacerse mayor trae, ella es también tozuda e irritable. Da igual en qué vehículo se siente, que no estaría a gusto.

Con la elección de la bicicleta como medio de transporte esperamos que esté más dispuesta. Pero hemos encargado igualmente que nos hagan un doble. Más pequeña, pero muy similar.  Cuando se balancea nos decimos  “¡Mira, Beltza, ella tampoco se marea!”

 

Día 9 de Junio: Viajar con Niños

Das Reisen mit Kindern

“Aunque en el primer día sólo hemos recorrido unos modestos 19 kilómetros, el segundo día hemos podido hacer un poco más.

21.

En el tercer día, recorrimos 39 km y en el cuarto 57.

Hasta aquí podemos hacernos una idea de la variedad posibles desastres que nos podemos encontrar. Recorriendo los caminos de piedras, por ejemplo, pueden los niños morderse el labio y casi desangrarse. Pueden desaparecer sin dejar rastro en uno de los muchos campos de trigo de la región de Mecklenburg. Y naturalmente, les apetece tomar leche materna en los momentos más inoportunos.”

 

Día 10 de Junio: Sorpresa a la orilla del Elba

Flusslandschaft Elbe

“El quinto día llegamos a Wittenberge. Sus comercios e iglesias de piedra aparecen a orillas del Elba a la cálida luz del atardecer. Los botes se balancean sobre el agua y las briznas de hierba en el viento. Un par de pescadores cuelgan sus cañas sobre la superficie del río más grande de Alemania del Este.

Quizá es porque estamos ahí al atardecer, con dos bicicletas muy cargadas y un bebé en brazos en el puente de la autopista y haciendo señas a los buques de carga, que uno se detiene.

No es broma. Observamos un ligero cambio de rumbo, oímos una bocina, y media hora más tarde cargaban tres checos nuestras pesadas bicicletas a bordo.”

 

Día 11 de Junio: Río Arriba

Stromaufwärts

Nuestra cabina no es muy grande, quizá 5 metros cuadrados, pero tenemos nuestro propio reino. Viajar aquí, nos damos cuenta pronto, que es algo bastante poco probable, especialmente con un bebé. Pero Unai es un niño con suerte, y yo también lo fui, así que navegamos Elba arriba con cuatro checos, una cantidad desmesurada de cerveza y Slivovitz.

 

12 de Junio: Paisaje fluvial del Elba

Flusslandschaft Elbe

“El Elba no es sólo uno de los 100 ríos más largos del mundo, sino que también es uno de los pocos ríos que permanecen naturales en Europa.

En 1997, este paisaje fluvial de llanuras fluviales,  bosques en las riberas, dunas interiores y aguas estancadas fue declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Y ya que la naturaleza no tiene fronteras, esta reserva atraviesa cinco regiones de Alemania: Desde Schleswig-Holstein, a través de Baja Sajonia, Mecklenburg y Brandenburgo hasta Sajonia-Anhalt.”

 

Jenni nos cuenta…

Ahora os traigo alguna información en exclusiva sobre el viaje, de parte de Jenni. Incluyendo algunas fotos “extraoficiales”, más de andar por casa, que nos manda Jenni desde su teléfono. 😛

 

Sobre el inicio del viaje de Jenni, André y Unai

Taisa: ¿Qué tal ha ido el inicio del viaje?

Jenni: Ha sido bastante sencillo. Subirte al sillín y ponerte a pedalear. Curiosamente las agujetas han aparecido tras varios días. Será que al principio no hemos hecho mucho recorrido. Lo que más me cuesta es romper mi inseguridad de que “algo” pase y no podamos dar una respuesta optima por estar en ningún lugar.

 

T: ¿Qué tal lo lleva Unai? En las fotos se le ve feliz.

J: Unai está extremadamente feliz, no sería posible para nosotros avanzar ni un metro si no tuviésemos esa certeza. Disfruta de todo 100 veces. Su curiosidad no tiene límites y la gente le abre las puertas de sus casas y sus corazones. Es un gran maestro.

 

Sobre esta primera semana

Taisa: ¿Hasta dónde habéis llegado?

Jenni: Llegamos hasta Wittenberge. Y ahí nos recogió literalmente un barco de contenedores (un carguero), lleno de checos amigables y fans del vodka del Lidl. Hoy hemos desembarcado en Riesa, después de un par de días con la tropa por el río Elba.

 

T: Cuéntanos, Jenni, de los lugares que habéis visto esta semana ¿Cuál es el que más os ha gustado a cada uno?
Jenni: Meck´Pom (La región alemana Mecklemburgo-Pomerania Occidental) me ha sorprendido gratamente, todo el recorrido hasta el Elba. Estoy descubriendo nuevamente la naturaleza del viejo continente, después de vivir casi 7 años en Gran Canaria. Europa todavía tiene mucho que ofrecer.

Andre: Por seguro, ¡El barco de contenedores! Ha sido toda una aventura. Y más sabiendo que ni lo teníamos planeado. Para André reúne todos los requisitos. Lo ha gozado en lo que ha fotografía se refiere, y humanamente ha sido un regalazo.

A Unai: El lugar favorito de Unai esta siendo su bici. Más bien el cesto de su bici. Aún nos permite bajarle cuando lo deseamos, pero está empezando a insistir para subirse y sobre todo para no bajar.

 

Anécdotas del viaje

T: ¿Algo para contar de esta primera semana?

J: “Una observación más bien… Unai no ha dormido una noche entera desde que nació y debo decir que desde que dormimos al aire libre, lo hace muchísimo mejor (Increíble).

Respecto a André y a mi, ha sido duro. Hemos discutido por todo y nada, bueno, yo. Por el viento en contra o por lo rugoso del suelo. André recupera algo que es esencial para él. El movimiento y las ganas de compartir con Unai y conmigo.

Yo todavía me siento tensa. A cada pedaleo mejoro (creo). Pero es difícil para mi romper el esquema que he creado tras el nacimiento de Unai. Tiene mucho que ver con mi propia infancia y crianza.

Por eso es tan importante este viaje para mi y para mi familia. Aquí estamos, con las bicis cargadas y los corazones llenos de ilusión.

 

Jenni añade: “Te mando un par de fotos, sin tanto interés fotográfico ni calidad (Con mi móvil).  Más bien para que se nos vea también un poco la parte menos “glamurosa” ¡jajajaja! Pero queremos compartir esto. Lo bueno y lo malo.

Cuesta bastante estar al día con las publicaciones entre los kilometros, pillar una conexión adecuada para subir las fotos, pero estamos en ello.”

 

Hasta aquí por esta semana.

¡Seguiremos informando!

¿Quieres preguntarles algo a Jenni, André o Unai? ¡Deja un comentario e intentaremos que nos lo respondan la próxima semana!

En mi página y entradas encontrarás enlaces de programas de afiliados, por ejemplo de Amazon o Escuela Bitácoras. Si quieres saber más pincha aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *