4 Opciones de Colecho con un Recién nacido

Dormir con un bebé no siempre es fácil. Muchas nos hacemos la idea antes de tener a nuestro primer bebé de su cuarto, con su cuna… Aunque hoy en día esto ha cambiado, y ya hay mucha más gente que sabe que dormir con el bebé (colechar) no es un problema. Por lo que muchas familias empiezan ya a considerar como opción desde el primer momento el colecho con un Recién nacido.

Pero a veces, no lo vemos tan claro. O según el bebé se hace grande, las necesidades familiares o la situación y las necesidades de la familia van cambiando. Y hay que explorar nuevas soluciones. Así que hoy os cuento 4 Opciones de Colecho con un bebé que a nosotros nos han funcionado en distintos momentos.

Opciones de Colecho con un Recién nacido

1 – En tu misma cama: Donde caben dos caben tres

Colecho con bebé en la misma cama - Dormir con un recién nacido

Es la opción más básica. En muchos casos es lo más fácil y barato. Meter al bebé en tu cama y punto.

Se puede poner al bebé a dormir en medio y es raro que vaya a saltar por encima de nadie hasta ser bastante grande. Aunque recomiendan mejor que el otro progenitor espere unos días antes de dormir junto al bebé. En principio, hasta que se haga “consciente” de la presencia del bebé.

Una opción alternativa, es poner al bebé del lado de la madre. Pero obviamente, para esto es necesario poder arrimar ese lado de la cama a la pared, o con una barrera.

Una anécdota curiosa, de cuando nació mi hijo mayor.

En el hospital, durmió gran parte de la noche conmigo en la cama. Al haber nacido por cesárea, yo tenía poca movilidad como para andarlo cogiendo de la cunita. Pero luego cuando fuimos a casa, nos daba miedo ponerlo a la cama los primeros días. Apenas lo ponía para darle pecho y luego de vuelta al moisés. Y sin embargo, tanto mi marido como yo, nos despertábamos varias veces a la noche buscando al bebé en la cama. Curiosamente, esto nos dejó de pasar enseguida que fui usando el moisés menos, y dejando más rato al bebé en la cama. Podría tener más lógica que me pasara a mí que había dormido con el bebé en el hospital. ¿Pero a mi marido?. Yo me preguntaba ¿Sería cosa de instinto? ¿Será que nuestra naturaleza ya nos indicaba que el bebé debía estar en la cama, y si no lo encontrábamos ahí nos sobresaltaba?

 

 2 – Moisés o Minicuna

Una opción interesante en los primeros meses es tener un Moisés o minicuna junto a la cama.

No sería colecho propiamente dicho, pero en muchos casos es un buen complemento a la opción 1. Que el bebé duerma parte de la noche en la cama, y parte en un moisés junto a la cama. Viene bien por ejemplo para poderte levantar tranquila al baño, o si en algún momento estás durmiendo muy incómoda, o tu pareja se ha adueñado de mucha parte de la cama ;). O para hacer de barrera si quieres poner al bebé del lado de la madre. (Y si la altura y forma es adecuada).

La recomendación de que el bebé duerma con saco de dormir es muy útil con esta opción. Así no se desarropa al cambiarlo del Moisés a la cama, ni hay que andar con mantas sueltas (que además pueden ser peligrosas).

Un respiro (prescindible)

Nosotros aunque hemos colechado mucho, y bien a gusto, tanto al mayor  (como conté antes) como a la peque, les ponía a ratos de la noche en el Moisés los primeros meses. Por ejemplo, cuando tenía que ir al aseo. Fue muy cómodo, pero porque nos lo habían dado, sino, no creo que lo hubiese comprado. Supongo hubiese optado por usar cuna de colecho directamente u otra solución.

Moisés para bebé recién nacido

Tiempo de uso

El moisés diría que se puede usar unos 3 o 4 meses. La minicuna según el niño, se podría llegar a estirar hasta los 5-6 meses.

Peso

El moisés o minicuna suele ir bien desde que nace hasta que el bebé pesa unos 5kg. En ese momento, empieza a hacerse duro lo de cargar al bebé y pasarlo a la cama para cada toma,  volverlo a poner… Así que en ese punto, en muchos casos, acaba quedándose en la cama.

Altura

Obviamente, si te sale un bebé muy alto, en unos pocos meses se le quedará demasiado justo.

Desarrollo motor

También se complica un poco si el bebé empieza a moverse… Mi hijo mayor era más menudito, y no tenía demasiado problema para pasarlo, pero empezó a moverse tanto, que me daba miedo que llegase a salirse. Primero del moisés porque se giraba y enseguida sentaba. Y luego le pasé a minicuna que también tenía… ¡¡Y se ponía de pie!!

El moisés al ser más alto y poco profundo facilita coger al bebé, pero también es menos seguro cuando empieza a moverse.

Minicuna llena de peluches - Todos esperando al bebé - ¿Dónde va a dormir el bebé?

 

Algunos ejemplos

Por si os interesa, os dejo un par de opciones similares a lo que yo he tenido.

B00HNI43CI

Una minicuna estándar:

B00UXMTKYC

Esta tiene una pinta interesante, al ser plegable. Puede servir de viaje. Me gusta también la ventanita, porque igual se podría ver así al bebé desde la cama (o sofá) sin tener ni que incorporarte :P. Y el bebé verte a ti.

B072MVDDNR

 

3 – Cuna de colecho

Consiste en anexar una cuna a la cama de los padres. La idea es que el colchón quede a la misma altura que la cama.

Ventajas:

  • Existen un montón de opciones de cunas de colecho hoy día.
  • Casi cualquier cuna puede adaptarse, porque la mayoría permiten quitar un lateral.
  • Tienes al bebé al ladito, y no tienes que andar haciendo esfuerzo para cogerlo y dejarlo.
  • A su vez, tienes la tranquilidad de que está la barrera por el otro lado.
  • Si das pecho, pues es muy cómodo tenerlo al ladito directamente, con la seguridad que da la barrera.
  • Enseguida empiezan a arrimarse solos (y luego volverse al sitio).

Desventajas:

  • No todo el mundo tiene espacio para meter una cuna. (Aunque hay variedad de tamaños, pero claro, a más pequeña, menos tiempo de uso).
  • A veces acabas durmiendo tú medio dentro. Ya sea porque se te ha puesto por el otro lado, o porque se fue muy al fondo y tú detrás.
  • Como comento luego, no a todo el mundo le cuaja.

 

Consejos para evitar el desnivel:

Es importante que no haya desnivel ni hueco entre los colchones. Algunas formas de evitarlo serían:

  • Si tienes que comprar o la cama o la cuna, medir las alturas de las distintas opciones para que sean lo más similares posible.
  • Poner un doble colchón para alcanzar la altura de la cama.
  • Ver si la cuna tiene diferentes alturas para el somier.
  • Calzar la cama o la cuna.

Cómo evitar el hueco entre la cama y la cuna

Se debe tratar de juntar lo más posible ambos colchones. Si aún queda hueco, se puede empujar el colchón de la cuna hacia el de la cama, poniendo una pieza de gomaespuma, cojines o toallas haciendo presión (intentando que no quede nada suelto ni con peligro para el bebé).

También está el conector SIGGERUD de Ikea. Aunque es para dos colchones grandes, se podría cortar o doblar.

B00XZP565Q

 

Cómo fijar la cuna a la cama

También es obviamente muy importante que la cama quede bien fijada. Para ello se pueden optar por alternativas como pulpos para fijar los somieres, cintas tensoras o cuerdas.

En caso de un canapé, también sería viable. Una opción sería pasar una o varias cuerdas todo alrededor de la base de la cama.

 

Cuánto tiempo se puede usar una Cuna de Colecho

Pues la verdad es que es una de las opciones con más largo tramo de uso. Es viable usarla desde el nacimiento, y se puede usar, pues hasta que el niño no quepa de largo. En las cunas normales, esto es lo menos 1 m de altura (unos 3-4 años) ya que las cunas estándar miden 120 cm de alto x 60 cm de largo. Pero en caso de prever por la altura de los padres y estimaciones del ecógrafo un pequeño jugador de baloncesto, hay también camas-cuna de 140cm x 80cm. Estas además pueden usarse de forma muy cómoda como camita infantil.

Nosotros la estuvimos usando desde los 7 meses hasta pasados los dos años. Y porque al irnos a Alemania preferí no llevármela, pero aún podríamos haber seguido así.

Cuna de colecho - Colecho con un recién nacido

 

Hay quien no le da uso

Hay a quien las cunas de colecho no le van bien y acaban no usándolas.

Pero es que con un recién nacido es más complicado, porque no puede desplazarse por sí mismo. Con lo cual, un bebé pequeñito tenderá a quedarse pegadito a la mamá. Es útil inicialmente para tener algo más de espacio y usarla a modo barrera, ya que sabes que el bebé no podrá caerse por ese lado. Da tranquilidad.

Pero cuando cobra más utilidad es cuando el bebé ya se desplaza y puede gatear al menos. Lo habitual es que tienden a asociar como que ese es su espacio, y suelen volver a él tras la toma. Eso sí, muchas veces dormirán perpendiculares a tí, y buscando que su cabeza o pies toquen contigo…

Así que realmente sería algo más bien así: Así se ve el colecho en la realidad

 

Opciones de cunas de colecho

Se puede ver cómo está haciéndose de popular el colecho, por la gran variedad de cunas de colecho que hay hoy día. Las hay tanto en tamaño “minicuna” como en tamaños de cuna estándar o más grandes. En Amazon hay ya incluso una categoría específica para cunas de colecho: En Alemania: Beistellbeten. En España: Cunas Adosadas.

Algunas cunas de colecho pequeñas:

B00DUW3BKQ

B01N79JQ8F

B00M434IJK

Cunas de colecho más grandes

B00L27H12A

B01C8TB54A

 

4 – Anexar otra cama

Una opción similar al usar una cuna de colecho, sería directamente anexar una cama adicional. 

También hay quien pasa de somieres (o de las patas al menos) y baja los colchones al suelo o muy bajos. De esta forma además te quitas el problema “caídas”, y eso que te ahorras si te acabas de mudar y tienes que amueblar.

Esto suele ir bien sobre todo con niños más grandes. Pero si sabes que vas a optar por ello más adelante, y tienes un presupuesto ajustado, vale la pena pensarlo de primeras.

Cómo hacerlo

Pues sería algo similar a adosar la cuna. Es importante también evitar huecos entre el colchón y la cama, y que queden bien estables y fijas.

En nuestro caso, como la cama doble ya estaba en la casa que alquilamos, necesitaba una individual. Así que medí la altura de la cama doble, y me fui a buscar qué combinación de cama+colchón quedaba con una altura similar. Y luego lo completé con el conector Siggerud (cubierto con una sábana).

También aproveché el cabecero para colgar unos bolsillos. Ya que al no tener mesilla por ese lado, no teníamos dónde poner las cosas. Así ahí tenemos el agua, un reloj, etc.

 

Solución de colecho - Cama anexa

Colchón en desnivel

También se puede pasar en un momento dado con un colchón a otro nivel, cuando los niños son más grandes. Nosotros tuvimos que hacerlo como solución temporal mientras nos traían la cama. También solemos hacerlo como solución en vacaciones en casa de los abuelos. Al final acabas durmiendo a veces arriba a veces abajo, pero está bien tener ese espacio extra cuando no hay otra opción.

Colchón al suelo

 

Hasta aquí estos consejos para colechar con un bebé. Pronto os contaré cómo hemos apañado cuando llegó la chiquitina.

Y vosotros ¿Cómo dormís?

En mi página y entradas encontrarás enlaces de programas de afiliados, por ejemplo de Amazon o Escuela Bitácoras. Si quieres saber más pincha aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *